Historia

  Influencias

  Características

  Volver al menú

 
 
Geografía
    La Montaña palentina ocupa casi una quinta parte del territorio de la provincia, formando una corona de estribaciones y cadenas montañosas, integradas en la Cordillera Cantábrica, que se sitúan al norte y forman las cuencas-cabeceras de los ríos Carrión, Pisuerga y Rubagón.

    Al noroeste se encuentra la cuenca del Alto Carrión, también conocida como «Fuentes Carrionas», que es la más agreste de todas y se caracteriza por una serie de cadenas montañosas perpendiculares al río que cuentan con los picos más altos de la provincia (Curavacas 2.524 m., Espigüete 2.450 m., Peña Prieta 2.543 m.), y forman impresionantes valles como los de Pineda, Cardaño, Valdehaya, Valcobero y Valsurbio.

    Al noreste se encuentra la cuenca del Alto Pisuerga, menos agreste que Fuentes Carrionas, pero con algunas montañas dignas de reseñar como (Pico Tres Mares 2.073 m. y Peña Labra 2.029 m.), y que cuenta con apacibles y recoletos valles como los Redondos, Castillería, Ruesga, Tosande, Resoba, etc, salpicados de pequeños pueblos llenos de casas hidalgas y con abundantes restos románicos en sus iglesias.

    Algo más al este se encuentra la Cuenca del Rubagón formada por la sierra Cebollera (Valdecebollas 2.139 m.), la sierra de Híjar (Peña Rubia 1.929 m.), y la comarca de la Braña, en la que se encuentran los antiguos valles carboníferos de Brañosera y Santullán.

    Por el suroeste y centro de la zona montañosa se encuentra la sierra del Brezo, también llamada «La Peña», que separa las montañas del páramo y se extiende unos 30 kilómetros entre Guardo y Cervera de Pisuerga, y cuya cota más alta es (Peña Redonda 1.993 m.).

    Por el sureste, limitando con el páramo y con Cantabria, se encuentran «Las Tuerces» que marcan el paisaje entre Aguilar de Campóo y Alar del Rey, y cuentan con los legendarios montes Bernorio y Cildá, en los que los cántabros resistieron ferozmente la invasión romana durante las guerras cántabras.

    La Montaña palentina tiene como límites naturales los siguientes: por el noroeste la provincia de León, por el noreste la región autonómica de Cantabria y por el sur la sierra del Brezo y las tuerces. Las villas más importantes que contribuyen a fijar los límites entre la montaña y el páramo son: por el oeste Guardo, por el centro Cervera de Pisuerga y por el sureste Aguilar de Campóo y Alar del Rey.

    Presenta un impresionante conjunto de valles que alternan con cadenas montañosas, en los que abundan los bosques de hayas, robles, abedules, acebos, fresnos y avellanos, y en los que vive una interesante fauna de rebecos, osos pardos, ciervos, lobos, jabalíes, zorros, águilas reales, etc.

    Las tierras de La Montaña palentina siempre estuvieron dedicadas a la ganadería tanto bovina como ovina. En la actualidad el programa Leader ha impulsado el desarrollo del turismo rural y la creación de un consorcio turístico integrado en la «Red de Turismo Rural de la Montaña Palentina», con el objetivo de aprovechar al máximo la espectacular floración del románico en las cabeceras del Pisuerga y el Rubagón, y los entornos de Aguilar de Campóo por un lado, y por otro lado los impresionantes paisajes de Fuentes Carrionas y Fuentes Pisuergas.